21 06 2018 06:44:13 • Bienvenido a la única hemeroteca de los Cremas a las Aguilas, desde 1997
A+ R A-
Héctor Hernández

América Campeón, Luis Gabriel Rey, Final América vs Cruz Azul, Peláez y Herrera, Layún y Muñoz, Zúñiga y Pimentel

Mi regreso… Rueda el balón.

Por Héctor R. Hernández (Twitter: @realidadamerica)

Antes que nada quiero agradecerles a todos y cada uno de ustedes, que se tomaron el tiempo, primero de escribirme tanto por correo, por Facebook y por Twitter, para darme el pésame por la ida de esta tierra de mi señora madre, así como preguntándome y pidiéndome que regresará lo más pronto posible a estos espacios. Gracias mil. He pasado malos ratos, pero esto tiene que continuar y mi madre, más americanista que yo, mucho más y más futbolera, me dice desde el cielo que quiere verme de vuelta, con nuevos bríos y apoyando como siempre o más al equipo de nuestros amores. Estoy de regreso, respaldando más que nunca, pero sin dejar de ser objetivo como siempre lo he sido y sin importarme quedar bien con nadie. Estoy listo, soy una nueva persona, no sé si mejor o peor, pero si nuevo, diferente, un poco más frío y mucho más madura, pero con el mismo amor por mi más grande pasión, mis Águilas del América.  Entremos pues en materia:

América Campeón

Sin lugar a dudas,  la más grande felicidad que pude tener en este espacio de mi vida, fue ver al América campeón. Y más que por mí por mi hijo. Él nunca lo había visto campeón y yo les visto monarcas desde 1971.  Puedo afirmar que a la par del campeonato 83-84, este ha sido el que más he disfrutado, y más, por cómo se dieron las cosas en el juego, y en mi entorno personal.

 

Anécdota: Escudo en el lado

Algo que nadie o poca gente hizo mención es que es la primera vez en la época de las liguillas que el Club América se lleva el título usando un uniforme con el escudo el lado izquierdo del pecho, y no en el centro como en todos los demás campeonatos obtenidos. Es simplemente, un detalle, una anécdota.

Final América vs Cruz Azul

Tuve la oportunidad de asistir al juego de ida, en el estadio Azul y además de la peor empapada que me he dado en toda mi vida, vi un partido donde el América fue ampliamente superior en el volumen de juego, Cruz Azul llegó tres veces y las Águilas controlaron la pelota casi todo el partido. No cayó el gol por las sublimes atajadas de Jesús Corona, pero el equipo de Coapa fue superior al de la Noria y simple y sencillamente no hubo suerte en la definición.  El juego de vuelta fue apoteósico. De entrada, lo vi por televisión, ya que tuve que hacer un viaje a Acapulco, y en el paraíso guerrerense disfrutamos esa inolvidable noche. Se empezó de manera brillante, hasta que Jesús Molina hizo su tontería, que si debía haber sido expulsado o no, pasa a segundo término. Hay una regla que dice que el futbol se juega con los pies, no con las manos. Y si este hombre utiliza las manos, los brazos, para valerse de artimañas extra deportivas para frenar a sus contarios, va a pasar lo que pasó en la final: que le señalen la falta.  No era la primera vez que Molina se valía de sus dotes para hacer algo incorrecto, lo hizo contra la Universidad Nacional en el torneo regular donde fue expulsado y en esta liguilla, se salvó  de ver la roja también contra el Monterrey. Volviendo a la final, tal vez la roja fue excesiva, pero la falta fue contundente y tramposa. Esperemos que Jesús Molina reflexione porque es un buen futbolista pero comete muchas faltas y ni siquiera son con las piernas. Al momento de su prematura expulsión, y con el gol de Teófilo Gutiérrez a los pocos minutos me vino a la cabeza aquella final contra las Chivas Rayadas del Guadalajara el 10 de Junio de 1984, cuando Armando Manzo también se hizo expulsar infantilmente al patear a un rival, muy temprano en el juego. Y las circunstancias del partido, conforme fue avanzado se parecieron más a aquella final de la 83-84 con un solo héroe (Héctor Miguel Zelada, al detener el penal a Eduardo Cisneros) y 9 grandes jugadores. Aquí pasó lo mismo. Con sus atajadas fundamentales para que los Cementeros no anotaran más goles y con esa suerte que todo portero necesita cuando el balón pego en la base del poste dos veces, más su gol agónico (y con otro poquito de suerte por la desviada de Alejandro Castro), DON MOISÉS MUÑOZ, pasó Ipso facto a la lista de los GRANDES en la historia americanista. Se hizo justicia divina porque América FUE MEJOR en el Estadio Azul y FUE MEJOR en el Estadio Azteca, a pesar de haber estado desorganizados por la presión en cierto momento del segundo tiempo, pero EL EQUIPO JAMÁS BAJÓ LOS BRAZOS, y como bien se lo explique a mi pequeño hijo, cuando al medio tiempo se fue a llorar, había que primero, TENER FE, porque era algo que se venía venir, porque el equipo juagaba bien, y segundo, porque anteriormente en la Final 83-84 arriba citada pasó algo similar y que decir de las finales del Prode 85 cuando nos levantamos en 45 minutos de un 0-4 contra el Tampico Madero (con gol justo del hoy Presidente Deportivo, Ricardo Peláez), la final de la 87-88 que dos veces alcanzamos y remontamos a los Pumas de la UNAM o la final del 2002 contra Necaxa, circunstancias que me hacían pensar en la hazaña. El final, los goles de Aquivaldo Mosquera y el de Moisés Muñoz, así como esos ARRASADORES TIEMPPS EXTRAS, más los penales, fueron el momento más emocionante de mi vida hablando de futbol. Les agradezco a todos y cada uno de los jugadores que participaron esa noche, gracias por haber jugado dignamente, sin vedetismo, con mucha entrega y pasión. OBVIAMANTE A SU INVALUABLE ENTRENADOR, genio y figura, Miguel Herrera.

Transmisiones de la final

Como ya lo dije líneas arriba, lo vi por televisión. En vivo lo disfrute por TDN. La narración siempre objetiva de Francisco Javier González, los comentarios de un experto como lo es Néstor de la Torre así como la incredulidad (para los americanistas, la alegría) de un jubiloso y luego muerto Eduardo Trelles. Los apuntes de Edgardo Codesal fueron como siempre atinados. Solo contrastaban los gritos y arrogancia del tal ‘Pollo’ Ortiz, Raoul Ortiz.  Antes de mi viaje, dejé programada la grabadora y ÚNICAMENTE POR TRATARSE DE LA FINAL, grabe la trasminsión también de Televisa (uno nunca sabe para que se pueda ofrecer, por ejemplo, tengo grabadas TODAS LAS FINALES del Club América). Llegando a México la vi y me dio vergüenza, pena ajena de lo NEFASTA, TERRORIFICA, ATERRADORA narración de los “cronistas expertos” (paleros y porristas anti americanistas) Paco Villa (¡Por Dios!), Jorge Pietrasanta (¡peor aún!) y César Martínez (¡Madre mía). QUE ASCO. Como habrá estado el asunto que los comentarios del ‘Perro’ Enrique Bermúdez ¡lucían ante las barrabasadas expresadas por estos sujetos!

Ricardo Peláez y Miguel Herrera

Felicidades a Miguel Herrera y a Ricardo Peláez que han hecho un excelente trabajo, inconmensurable, LOS VERDADEROS AMERICANISTAS SIEMPRE DESEAMOS EL ÉXITO DEL EQUIPO, repito,  LOS VERDADEROS AMERICANISTAS SIEMPRE DESEAMOS EL ÉXITO DEL EQUIPO sea quien sea el Director Técnico y el Presidente por más diferencias que se puedan tener con alguno de ellos o ambos. Felicidades a los dos que han hecho un gran trabajo con mucha humildad en apenas tres torneos. Luego de la DESATROSA realidad en que le fue entregado el equipo a Peláez, por su antecesor, de infames recuerdos Michel Bauer, este tomo riesgos, y los excelentes números que han tenido en tres torneos, además de que ya se llegó a una final Sub 17, cosa que JAMÁS PASÓ en la anterior administración, habla por sí solo. Cuando Emilio Azcárraga lo invito al proyecto le dijo, “es BORRON y cuenta nueva en la Directiva, en el Cuerpo Técnico y en la Dirección de Fuerzas Básicas, ¿lo tomas o busco a otra persona?”…  y Ricardo siempre supo que era un riesgo empezar de cero, pero así debía ser. Lo hizo PERFECTO y ahí están los resultados, escogió bien al ‘Piojo’ y ya va un título y dos semifinales más, en la Sub 17 se llegó a una final con una nueva generación de chamacos. Enhorabuena

Moisés Muñoz

Pasó a ser la estrella de la película. Si de por sí, fue junto a Sambueza el mejor jugador de la temporada, arribita de Benítez que fue inconsistente y de Jiménez, su actuación en la final lo catapultó a grados superlativos. Está ya entre los INOLVIDABLES de la historia americanista, al mismo nivel de Guillermo Ochoa, Paco Castrejón y Ataulfo Sánchez y solo debajo de Adolfo Ríos y el INSUPERABLE Héctor Miguel Zelada.

Miguel Layún

Aquí en este espacio fui muy crítico con Miguel Layún al principio, cuando era dirigido por Jesús Ramírez, Manuel Lapuente y Carlos Reinoso, y cuando llegó Herrera el muchacho empezó a mejorar POCO A POCO; en el primer torneo del ‘Piojo’, Layún no jugó mucho, pero en el segundo tuvo más participación y se le veía mucho más confiado y enchufado, al grado de haber tenido grandes partidos como contra Cruz Azul en el Azul cuando se empató a uno con gol de Benítez o la semifinal contra Toluca donde anotó un gran gol. Lo llamé el mejor jugador de esos encuentros simple y sencillamente porque lo fue y había mejorado mucho. Claro que no faltaron los puristas anti Layún-Peláez que me mentaron la madre. Ahora en este reciente torneo tuvo muchas mejores actuaciones que en los dos pasados, al grado de haberse convertido varios juegos en titular y con MUCHO MEJOR salida, técnica individual y voluntad que Adrián Aldrete. Además, tiene un corazón de león que no tienen NINGÚN otro jugador en el Club América y la mejor pegada de todo el platel. Felicidades, Miguel Layún, ‘al pan, pan, y al vino, vino’. Así de simple.

Altas y bajas

Diego Reyes. Su salida se sabía y no causa extrañeza. Si el chamaco madura mentalmente, deja de ser tan impetuoso y piensa más las jugadas que va a hacer ANTES DE HACERLAS, además de que si embarnece pronto y claro, si juega en el Porto, será dentro de un año probablemente un titular indiscutible en la Selección Nacional. Depende de él, de su técnico, del su preparador físico. Solo de eso. Suerte

Efraín Juárez. Nunca se recuperó de su lesión en el brazo, y de por sí, jamás entro al ritmo de lo que Herrera quería, o pretendía de él. Llegó gordo, fuera de ritmo de Escocia, aquí se rompió el brazo y su carrera se estancó. Con un extraordinario Paul Aguilar, un buen Adrián Aldrete y un siempre cumplidor y confiable Miguel Layún, no iba a jugar en la lateral americanista. Menos aún en la contención con un Juan Carlos Medina, un Jesús Molina y hasta un Osvaldo Martínez muchas veces utilizado en esa zona. Se va campeón, habiendo jugando muy poco, y al menos delgado, no como Gordolfo Gelatino, como llegó. Suerte en el Monterrey.

Martín Zúñiga. Excelente decisión de mandarlo a un equipo a que juegue, cosa que aquí jamás iba a pasar. Llegó Mina y tomó su lugar en el escalafón. Y es normal. Martín tuvo un buen torneo de Copa en el Apertura 2012 pero cuando por necesidad tuvo que jugar en la Liga, está le quedó grande, tal vez debido a sus ganas e ímpetu, pero sobre todo por la presión de tener que suplir a Benítez. No jugó un solo minuto el torneo anterior y se planea que él sea el centro delantero americanista en dos años. Es un gran jugador y tiene a su favor que va al peor equipo de todos, que seguramente va a descender ya que tiene el peor porcentaje de los 18 equipos, salvo que el Veracruz que puede estar arriba o abajo.  Pero el Veracruz tiene mejor entrenador en la persona de Juan Antonio Luna y mejor plantel que los resucitados$$$$$$$$$$ Jaguares de Chiapas, que cuentan con el peor Director Técnico de la Liga MX y un auténtico sinvergüenza como lo es Sergio Bueno. Pero cada equipo tiene lo que merece. No es ni el primero ni el último jugador que es mandado a foguearse a otro equipo, recuerdo perfecto a  Rubén Cárdenas (Puebla 71-72) , Narciso Ramírez (Cd. Madero 73-74), Alejandro Ojeda (Cd. Madero 73-74), Alberto Lichtle (Naucalpan 74-75), Miguel Ángel ‘Kamamoto’ Jiménez (Querétaro 74-75), Juan Manuel Herrero (Potosino 74-75), Sergio Ceballos (Potosino 74-75), Jaime Álvarez (Celaya 75-76), Luis Fernando Tena (Atlético Español 77-78), Alberto Ordaz (Jalisco 78-79), Armando Manzo (Tampico 78-79),  Manuel Rodríguez (78-79),  Víctor Manuel Vucetich (Atlante 78-79), Carlos Garrido (Oaxtepec 78-79), Javier Aguirre (Aztecas de Los Ángeles 79-80), Rubén Omar Romano (Aztecas de Los Ángeles 80-81), Jesús Mendizabal (Atlas 81-82), Rubén Abarca (Atlas 81-82), Zizinho (León 81-82), Marco Antonio Sánchez Yacuta (Puebla 94-95), Edson Astivia (Toros Neza 95-96), Pedro Pineda (Toros Neza 95-96), Juan Carlos Mosqueda (Necaxa 2008), Daniel Márquez, Tony López (Puebla 2011), Renato González (Mérida 2011), Luigiani Gallardo (Necaxa 2012), Luis Olascoaga (Necaxa 2012), Erik Pimentel (Atlante 2012) y ahora Martín y Jorge Urias. Unos regresaron y triunfaron en el América, la mayoría. Otros no. Depende de ellos. La prueba actual esta con Pimentel que luego de una campaña en el Atlante, regresa al América. Que quede BIEN CLARO, gente como Layún, Osvaldo, Bermúdez, Valenzuela hoy día son mucho mejores futbolistas, experimentados y rendidores que los chavos que salen. Ya quedó demostrado, como bien los dijo DON JOSÉ ANTONIO ROCA luego de su amarga experiencia en el Mundial de Argentina 78’: ‘Los jóvenes ganan partidos, los experimentados ganan campeonatos’. ¿Acaso no quedó demostrado contra Cruz Azul?

Jorge Urias. El mismo caso de Martín Zúñiga. No se le extrañará, aquí no iba a tener juego con Medina, Molina, Martínez. Si regresa, será porque tuvo un gran torneo en la Liga de Ascenso. Que así sea.

Luis Gabriel Rey. EXCELENTE jugador, EXCELENTE.  Anota de 8 a 9 goles por temporada, esté en el equipo que este. Es REDITUABLE donde se pare. Ex seleccionado nacional colombiano, tiene además, y por lo que fue contratado el detallito de ya ser mexicano. VARIOS equipos se pelearon por él en el Draft, por lo mismo, su rentabilidad y su plaza nacional. Ya fue campeón goleador y tiene TODOS LOS MERITOS para jugar en el equipo. Además, algo muy importante y lógico, Herrera lo dirigió HACE AÑOS en el Atlante cuando jugaba en México todavía, y lo conoce perfecto.  MUY BUENA CONTRATACION, MUY BUENA. Será el primer cambio y si Mina no se pone las pilas, por ahí le gana la carrera.

Luis Ángel Mendoza Escamilla. Delantero que juega por las bandas, fue titular indiscutible con el San Luis, en la Liga jugó todos los partidos y en la Copa dos de ellos. Es un jugador desequilibrante y con regate, de los que buena falta le hacen al América.  Va a jugar más que Gutiérrez Armas. Tiene 23 años.

Carlos Alberto Gutiérrez Armas. Lateral izquierdo proveniente del Atlas que jugó 6 partidos en la Liga y seis más en la Copa anotando un gol. Antes jugó en Croacia HNK Rijeka. Viene a jugar en el torneo de la Concacaf en los viajes a Costa Rica y Panamá.  Tiene 23 años.

Erik Alan Pimentel. Tuvo una temporada desastrosa con el Atlante con el que solo jugo tres partidos en la liga y seis en la Copa. Regresa porque hay que cubrir el hueco en el plantel que dejará Diego Reyes.  Antes que Pimentel, esta Ventura Alvarado, de más confianza para Herrera y de mejores cualidades técnicas. Pimentel jugará la famosísima ‘Concachampions’.

Continuidad

Perfecto la continuidad que se le da al plantel, de los titulares el único que sale es Reyes (Pudiera ser Benítez, pero no hay nada seguro) y se fueron dos suplentes, o sea, continua el grueso de los jugadores y se respeta así el esfuerzo y trabajo de este gran equipo. Con este plantel, y apuntalados como está hasta el momento, nos hace pensar en que habrán buenos resultados de nuevo en el futuro inmediato y se puede pensar en una dinastía de triunfadores ‘armados en Coapa’ como pasó con los planteles de los torneos 70-71 y 75-76 donde hubo Ligas, Copas, Campeones de Campeones, Campeones de Concacaf e Interamericanos. Lo importante SON LOS TÍTULOS, no donde nacieron o se hicieron los futbolistas. En esos planteles, había un 85 % de jugadores comprados y solo un 15 % de futbolistas de fuerzas básicas. Y fueron equipos ESPECTACULARES, GANADORES Y ARRASADORES.

Americanismo

¿Qué es el Americanismo? Simple y sencillamente el Americanismo somos nosotros. La gente, la afición. Los que amamos al América, sin importar nada, sin importar el lugar en que se encuentre el equipo. Los que llenamos los estadios de TODO México y parte de Estados Unidos. Los que prendemos la televisión, el internet, la radio para ver y o escuchar las narraciones de los partidos. Eso es el Americanismo. El verdadero americanismo. No confundir con una la errónea idea de que el Americanismo significa ‘haber nacido en el club América’, ya sea como jugador o como entrenador. Eso se llama, SENTIR LOS COLORES. Punto. Una vez lo dijo el mismo Carlos Reinoso, el 'MAESTRO': “El AMERICANISMO es la afición, LO MÁS IMPORTANTE de este asunto”.

Por favor no confundirse con el termino o con conjeturas erróneas. Y para muestra, un botón: José Antonio Roca, Raúl Cárdenas, Jorge Vieira, Miguel Ángel López, Manuel Lapuente y Miguel Herrera NUNCA JUGARON EN EL AMÉRICA. Es más, Roca, Cárdenas y Lapuente, en sus épocas de jugadores los tres, y ya dirigiendo los últimos dos, DESPOTRICARON MUCHAS VECES DEL Club América. Y Mario Carrillo solo entrenó como amateur con los Cremas. Jamás jugó un partido oficial ahí. ¿Y cuál es el común denominador de ellos? Pues sí, querido amigo lector, acertaste, ellos HICIERON CAMPEÓN al América. ¿Qué pasó con Carlos de los Cobos (1996), Gonzalo Farfán (1997), Carlos Reinoso (1998), Alfredo Tena (1999), Óscar Ruggeri (2004), Daniel Brailovsky (2007), Juan Antonio Luna (2008), Reinoso (2011) y Tena (2011)? Pues no pasó nada, lamentablemente. Pasó que no tiene que ver el pasado de algún buen profesional para triunfar en un equipo. A veces se gana, a veces se pierde. Pero no porque ‘nacieron o jugaron en casa’ significa el éxito automático. ESO NO ES AMERICANISMO.

Y por cierto, hablando de Americanismo, hay varios Americanistas de closet, mal agradecidos y sin memoria. En el 2002, antes del título, fui fiel crítico de Manuel Lapuente.  Éste le hizo ganar millones a Emilio Azcárraga en 1998 con la Selección y en el 2002 con el América. Por ello, éste, cegado, le dio absoluto poder a Lapuente en su empresa, al grado de convertirse en el ‘Cacique’ del Club América por años. Fuimos campeones en el 2002, gracias a un MARAVILLOSO PORTERO llamado José Adolfo Ríos (Junto a Zelada y Muñoz, los ÚNICOS porteros en ganar una final para el América).  Yo critiqué mucho a Lapuente durante ese año. Y acabe por aceptar que nos había dado un título al final del día, y entró a la sagrada historia americanista (me guste o no).  Ni hablar. Qué luego, debido a su forma de ser haya hecho cualquier cantidad de tonterías, dio origen a que se olvidara su “éxito” deportivo, para juzgarlo como debía de ser por todo lo que estaba pasando en su momento. Es UNAUDITO que hoy día existan personas que a pesar de la HAZAÑA lograda por Herrera y el EXTRAORDINARIO trabajo de Peláez, a la primera de cambio, o a la primera notica, se lancen, como siempre, a criticar. Sin razón alguna, y peor aún, sin ningún argumento. Reconocer los errores de uno, hace a la gente más grande aun. ¡Sencillez, por Dios!

Nuevo Uniforme

Después de estar acostumbrados a que de cada cinco, cuatro eran una porquería, por fin Nike sacó un uniforme digno del Club América, y más aún, digno del CAMPEÓN de México. Sobrio, hermoso. El único 'pero' que le pongo, hace mucho no utilizan el short azul, COMO DEBE SER REALMENTE EL UNIFORME HISÓRICO DEL CLUB AMÉRICA. Ojala y haya oportunidad esta vez.

 

Y EL PILÓN… (Saludos Moni)

 

Los Rankings.

Tan alabados por unos y criticados por otros. Mi madre, monumental, considerable, extraordinaria americanista era fanática de esta sección. Y con ella los hice, los arme varias veces. Tengo más de 80 entregas terminadas. En honor a ella, las retomaré, las publicaré y volverán, para el gusto de miles y el disgusto de algunos.

Draft

Un comentario a priori. Un Draft desangelado con una sola ‘bomba’: Aldo de Nigris. Extraordinario jugador, pésima contratación para el Guadalajara. Lo que ese equipo requería era una defensa nueva, no un “refuerzo” en la única zona donde estaban completos con Rafael Márquez Lugo y Miguel Sabah. Pero qué bueno que lo compraron. Así cuando jueguen contra nosotros, uno de los tres, no jugará.

Selección Nacional

Estas líneas fueron escritas antes de la participación del TRI en la Copa Confederaciones y después de los lamentables empates en Panamá y en el Azteca contra Costa Rica. ¡QUE VERGÜENZA DE EQUIPO!  Una pena que el equipo de todos juegue a nada, con jugadores metidos con calzador como Pablo Barrera, Andrés Guardado, Javier Aquino, Severo Meza y con futbolistas que no pasan por buen momento como Javier Hernández, Giovani dos Santos y Héctor Herrera.  Lo más lamentable es que el mejor jugador mexicano hoy día en el mundo es Carlos Vela a quien el entrenador José Manuel de la Torre NO QUIZO LLAMAR porque, ya que Vela aseguró que ‘ya quería venir’. Cierto, es nefasto tener que rogarle a un jugador para que acuda, pero esta guerra es personal entre Vela y los hermanos De la Torre, por lo que le hizo Néstor en el famoso ‘Yamile-gate’ cuando los jugadores metieron prostitutas y travestis a la concentración en Monterrey. Lamentable eso, más lamentable que ‘Chepo’ no hay querido llamar a Vela esta vez, pero triplemente más lamentable que José Manuel no tiene ya la brújula y perdió ya toda la inspiración. Éste equipo llegó ya a su tope, como el Principio de Peter. Y de ahí, no saldrán. Al tiempo. Ve calentado, ‘Piojo’.

Estamos de regreso, que Dios los bendiga siempre... y que ruede el balón.

Miércoles, 12 Junio 2013 19:29
Leer más ... 0

José Moncebáez como técnico y jugador americanista

¿Y por qué fueron tres diferentes técnicos los campeones?

Por Hector R. Hernández (Twitter: @realidadamerica) y José Moncebáez Pérez

Soy americanista de nacimiento… y por herencia. Cuando el América ganó el campeonato de Liga 65-66 quien escribe era apenas un niño de tres añitos. Y la primera imagen que recuerdo yo de los Cremas fue en 1970, un poco antes del Mundial jugado en nuestro bello país. Tenía ya, ocho añotes y entonces ya jugaba y me encantaba el futbol.

Con los años, la pasión y el sentimiento azulcrema corrió más y más por la sangre de mis venas, y siempre supe que me dedicaría a esto, al futbol. De una u otra manera. Y mi especialidad, obvio sería el Club América.  Leí y aprendí mucho, la historia de este maravilloso equipo, la cual ya me la sé,  de ‘pe a pa’, pero uno nunca deja de aprender. Nunca. 

Recientemente tuve la fortuna y el agrado de conocer a José Moncebáez Pérez. Probablemente el nombre les suene familiar. Es el hijo de don José Moncebáez Maceda, ex portero (1942) y ex entrenador (1965) americanista. Pero no fue ‘cualquier’ entrenador. Fue uno de los entrenadores que hicieron campeón al América en la temporada 65-66.

Como muchos lo saben, pero otros tantos no, les cuento, en dicha temporada de Liga, aquella maravillosa donde Zague fue campeón de goleo, donde Arlindo fue subcampeón de la misma especialidad, los Cremas de coronaron, por primera vez en la mal llamada época Profesional (cómo si antes de la campaña 43-44 los futbolistas no cobraran por jugar). El América empezó el torneo a tambor batiente pero el título se decidió justo en la última fecha, jugando contra el Veracruz en la cancha de la Ciudad Universitaria el domingo 19 de diciembre de 1965, justo en la fecha 30  del certamen. Tenían los Cremas que ganar, para rebasar al Atlas y al Guadalajara.

Los Millonetas lo hicieron, con aquellos grandes goles de Javier ‘Chalo’ Fragoso y el inolvidable gol Olímpico de Jorge ‘Coco’ Gómez.

Pero lo peculiar del torneo para el América, fue que tuvo tres entrenadores en la temporada. Tres directores técnicos diferentes, pero siendo siempre o casi siempre los líderes del torneo. La historia cuenta que el torneo lo comenzó el ‘Conejo’ Alejandro Scopelli, emblema americanista por años y años, que estuvo de la jornada 1 a la 20. Le siguió ‘Monche’, José Moncebáez que era su auxiliar y que con la enfermedad del primero, se hizo cargo del equipo. Estuvo hasta la fecha 25. Finalmente para sorpresa de todos, en la jornada número 26 es nombrado como nuevo entrenador de los Cremas el uruguayo Roberto Scarone, también ex jugador del equipo en tiempos pasados, sin aparente razón para ello. Lo anunciaron como una dupla con el mismo Moncebáez, pero este no lo acepto. Fue extraño como faltando solo cinco fechas para terminar el campeonato, la Directiva americanista se aventuró a hacer un cambio tan importante, que para el agrado de todos, no impidió que ese gran conjunto que habían formado Scopelli y Moncebáez a lo largo de 25 jornadas, no se desdibujara y finalmente, luego de 37 años, el equipo volvió a ser campeón de liga.

Pero ahí queda en la historia, esa duda, esa incógnita, ese asterisco. Nunca se aclaró, o se habló en su momento. Así como cuando en la 94-95 la directiva decidió correr a Leo Beenhakker, así de extraño, fue esta vez. Con la diferencia que en la 65-66 SÍ salimos campeones, y en la 94-95, NO.

Pues bien, aprovechando la cercanía que he tenido con José Moncebáez Pérez, el hijo de don Monche, me permití hacerle una pregunta y lo invite, a que sí él quería, me explicara, NOS EXPLICARA, de viva voz, o mejor dicho, de vivo puño y letra, que había pasado exactamente aquel mes de octubre de 1965, cuando su señor padre, a cinco juegos de terminar una gran campaña, salió del América.

De buena gana, mi amigo José, nos explica tal cual, como fueron los hechos:

"Mi padre fue contratado por el América en el año 1960, como auxiliar del primer equipo y también trabajando en fuerzas básicas. Salía de su casa a las 9 de la mañana y volvía a las 6 de la tarde. En la mañana el primer equipo, primero con Don Nacho Trelles y más tarde con Scopelli como entrenadores, comía ahí en el club y toda la tarde con se la pasaba con los chamacos de las fuerzas básicas.

Era un trabajo muy pesado, pero era su vida. Por motivos futbolísticos Don Nacho se va del América y mi padre se queda un tiempo solo al frente, llega Don Alejandro Scopelli y sigue como su auxiliar, pero el argentino y mi padre se identificaron como colegas y además, como amigos se llegaron a estimar mucho.

En una entrevista a Don Alejandro en el periódico ‘La Prensa’, en la columna de Fernando Marcos, este habla que Scopelli dijo que Moncebáez era en México, el entrenador que mejor preparaba a un equipo de futbol, lo que causó mucha controversia en el mundillo del futbol, que distaba mucho de tener la difusión mediática actual. En otra ocasión Scopelli le dijo a mi padre que de Grecia le pedían un director técnico para su selección nacional, y que Scopelli les recomendó a mi padre, pero él, por razones que nunca supe no aceptó.

Cuando Scopelli se enferma, estuvo hospitalizado y convaleciente, le dijo a mi padre que se hiciera cargo del equipo, le da carta blanca a que lo manejara libremente, y así lo hizo,  pero mientras tanto, el presidente Guillermo Cañedo pensaba diferente y comenzó a buscar un sustituto para Scopelli sin que nadie lo supiera en su momento. Después supe que Don Emilio Azcárraga Milmo le decía al  señor Cañedo de la Bárcena: “Guillo deja al Monche en el primer equipo, hará las cosas bien” pero Cañedo no quiso. Había sido el debut de mi padre como Director Técnico oficial del América el 17 de octubre de 1965, en la fecha 21 del torneo jugando contra el León como visitante. El León ganó 2-1 y mi padre fue muy criticado por los cambios que hizo en la alineación además de los movimientos en las posiciones de los jugadores, al grado que dijeron en Ovaciones que se había “Obnubilando”.

Con respecto al último partido de Scopelli y el primero de mi padre, este puso a Fernando ‘Perro’ Cuenca por Javier ‘Titino’ Martínez en el lateral derecho y a Martin Ibarreche en el lateral izquierdo que había cubierto Severo de Sales anteriormente, además de colocar a Jorge ‘Coco’ Gómez en la delantera en lugar de Federico Ortiz Maldonado. De ahí en fuera, jugaron los mismos hombres.                                                                                                                                       

El caso es que se venía un partido muy importante en la Ciudad Universitaria, contra las Chivas del Guadalajara, el Clásico de Clásicos, y se pensaba que el que ganara ese partido, se iba a enfilar al campeonato; las Chivas jugaban en el Distrito Federal con la mayoría de los aficionados a su favor, como si estuvieran en casa, eran el equipo consentido de México por sus campeonatos, sus seleccionados y estrellas.

Casi todos en los medios daban por un hecho el triunfo del Guadalajara y por consecuencia otro campeonato; al América lo daban casi como víctima. El juego iba a ser un jueves a las 20:30.

Llegó el día del juego y para este partido, de los cambios en la alineación y que fue muy criticada sentó a Juan Bosco Martínez que tenía un record de partidos ininterrumpidos jugando de defensa central, pero según Monche los delanteros de chivas le tenían tomada la medid. En su lugar regresó Severo de Sales, ahora como central.

Esto dolió mucho a Bosco y  los periodistas y le tundieron a mi padre en sus columnas. En la delantera hizo dos modificaciones,  salieron el ‘Coco’ Gómez y Arlindo y en su lugar regresaron Ortiz Maldonado y Vavá. Pero aquí hubo un cambio táctico, ya tenía dos centros delanteros de primera línea, Javier ‘Chalo’ Fragoso y el mismo Vavá,  internacional brasileño, campeón del Mundo, pareja de Pelé… pero Fragoso estaba en su mejor momento y Vavá ya iba de salida, por lo que decidió jugar con ambos solo que el brasileño jugando retrasado, de los que llaman ahora media punta o enlace y en verdad dieron un partidazo.

América ganó 2-1 Chivas, los goles los hizo Fragoso.  En el medio tiempo en los vestidores estaban el Sr. Cañedo y el uruguayo Roberto Scarone, quien sin nada de ética, le dijo a mi padre como aconsejándole: “nulifica al Cholo Diaz y ganan”, y eso ya no le agradó a mi padre, esa noche llegó a la casa con sentimientos encontrados, habían ganado el clásico a las chivas pero intuía que lo quitarán del primer equipo.

La verdad Cañedo daba por un hecho que el Guadalajara ganaría e iba a correr o a quitarlo a mi padre y anunciar a Scarone esa misma noche como nuevo DT del América. Scarone era el Director Técnico del Necaxa, por lo que pensaban hacer era un enroque entre Necaxa y América con Scarone y Moncebáez, como ganaron los Cremas, hubo euforia en el vestidor, pero la prensa se dio cuenta de la presencia del uruguayo en el vestidor y empezaron las especulaciones.

Vinieron los juegos contra Toluca, Oro y Zacatepec, donde los Cremas ganaron los dos primeros pero perdieron el tercero. Después de este partido jugado el 14 de Noviembre, siendo la fecha 25 del campeonato de liga 65-66, la Directiva azulcrema da un boletín de prensa donde avisa que a partir de esa fecha, habrá dualidad de mando con Scarone-Monche en la dirección técnica, pero la realidad fue que a mi padre le dijeron que tras bambalinas, él sería el auxiliar de Roberto, lo que él no lo soportó, abandonó el entrenamiento,  sacó sus cosas de sus casillero y llegó a la casa entre, frustración, enojo e indignación. Fue muy visceral mi padre.

Fue el tema de moda, la prensa se fue sobre él, sobre Cañedo y sobre los futbolistas. Criticaron mucho el actuar del presidente, éste le envió a mi padre a Pedro Nájera, al ‘Pescado’ Portugal y al mismo Bosco a la casa  para persuadirlo y hacerlo volver, pero obviamente con Scarone de por medio fue un sainete, les dijo que no volvía, el mismo Cañedo le llamó por teléfono, y no quiso hablar con él. Hubo llamadas a las 2 de la mañana. Mi madre contestaba y Don Guillermo le decía  “Sra. Dígale a Monche que me conteste por favor” mi madre entre la espada y la pared mentía diciéndole que estaba fuera de ciudad.

El caso es que el Sr. Cañedo cuando ya salieron campeones le dijo que era la primera persona que siendo presidente del América y de FMF lo mandó por un tubo y le dijo primero que estaba considerado para auxiliar a Don Nacho si calificaban al mundial de Inglaterra, pero que se olvidara de ello y que haría lo posible para que ningún club de primera lo contratara como entrenador y mira que si lo cumplió, se le cayeron dos contratos ya casi hechos por influencia de Cañedo y no fue al mundial, y para callar a la prensa que si le estaba atacando por su salida, el Sr. Cañedo con su colmillo retorcido les dijo “lo corrí porque me mentó la madre” y se la creyeron ya que mi padre tenía un carácter muy agresivo y era mal hablado, algunos árbitros y jugadores no le querían por las regañadas que les daba a éstos últimos o por las protestas en arbitrajes parciales, la prensa sabía de su carácter y se creyó de la artimaña del Sr. Cañedo. Con los años se compusieron las cosas entre ellos y se especuló mucho que Monche volvería al América pero nunca se concretó esa vuelta.

A grandes rasgos esa fue la historia, a mi padre le dolió mucho dejar un trabajo en fuerzas básicas de 5 años donde salieron decenas de jugadores que destacaron más tarde, quedarse sin el primer equipo y sin ningún reconocimiento, el campeonato el América no se lo reconoció tampoco, la prensa si, y en el salón de trofeos, Cañedo dijo que ninguna foto de mi padre y ni siquiera su nombre. Por ello deje de ser americanista. En aquella época yo contaba con 19 años."

Ahí termina el relato. Esa es la historia, nada más que agradecerle a José su atinada intervención y buena voluntad para contarnos una parte importantísima en la historia del Club América.

Solo queda decirte, estimado José, que aquí en la página más antigua, importante y con mejor contenido histórico del Club América, realidadamericanista.com SÍ le hemos dado el crédito a tu señor padre siempre, como lo que fue y lo que es: un auténtico campeón en este equipo.

Domingo, 10 Marzo 2013 13:52
Leer más ... 0

La resaca contra Atlas: cinco conclusiones.

La resaca contra Atlas: cinco conlusiones.

Por Hector R. Hernández (Twitter: @realidadamerica)

1. Aquivaldo Mosquera está lejos, lejísimos de ser alguien que ofrezca seguridad, todo lo contrario. ¡Cómo estará la cosa, que es preferible que juegue en su lugar, pero ya, Juan Carlos ‘El Topo’ Valenzuela!

2. El equipo se vio muy bien todo el partido, pero más cuando se jugó con línea de 4. Salió Layún y atrás quedaron Aguilar, Mosquera, Rodríguez y Reyes, tirado a la izquierda. Herrera debería de jugar más así, pero sacando a Mosquera, que se ha convertido en un peligro (desde hace tiempo) para nuestro equipo, e incluir a un lateral de verdad, dejando a Reyes de central junto a Rodríguez.

3. Creo que se le acabó el gas a Layún. Y con ello, el tiempo, y su titularidad. Sí, el muchacho es todo corazón, corre como loco y se entrega a mil. Pero ya lo rebaso el ‘Principio de Peter’, que afirma que “las personas que realizan bien su trabajo son promocionadas a puestos de mayor responsabilidad, hasta que alcanzan su nivel de incompetencia”. Hay dos buenos laterales ahí esperando, un mundialista, Juárez, un seleccionado nacional, Aldrete. Son mejores futbolistas que Layún, que pude seguir entrando por ratos, a correr y desgastar al rival. Pero creo que nada más.

4. Está visto que Miguel Herrera no trajo a Osvaldito Martínez para jugar como lo hacía en Monterrey donde fue dos veces campeón, liderando el medio campo por encima inclusive de Nery Cardozo que era suplente, jugando libre; ni mucho menos en el Atlante donde jugaba más adelante todavía. Si Herrera pretende que el paraguayo sea un contención “con llegada” estamos fritos, porque le carga la mano, no es lo suyo, lo compromete más y no cumple ni arriba ni abajo, se pone nervioso falla 6 de 10. Y para colmo, tiene sentado al mejor jugador americanista de la última campaña, el ‘Negro’, Juan Carlos Medina, que difícilmente va a volver a jugar como titular, (puesto que el perdió por una indisciplina) esto, debido al gran momento de Jesús Molina.

5. Ya se sabía, pero quedo más que demostrado que Christian Benítez está a años luz de los verdaderos goleadores letales que han vestido la camisa azulcrema, y que sí, fallaron a veces, pero nunca de la manera que el ecuatoriano lo hace. Lejísimos esta este hombre de Octavio Vial, Eduardo González Palmer, Jose Alves ‘Zague’, Enrique Borja, Oswaldo Castro ‘Pata Bendita’, Norberto Outes, Carlos Hermosillo, Omam Biyik y Salvador Cabañas. Se parece, más bien a Kléber Boas, al 'Cantante' Lenorado Fabio Moreno, 'Bill' Faria o hasta al msimísimo Gustavo Pedro Echaníz. ¡Que tristeza!

Martes, 29 Enero 2013 11:34
Leer más ... 0

Login

Register

*
*
*
*
*

Fields marked with an asterisk (*) are required.