21 06 2018 13:58:58 • Bienvenido a la única hemeroteca de los Cremas a las Aguilas, desde 1997
A+ R A-

La bipolaridad de la segunda era de Miguel Herrera

  • Escrito por  por Luis Adrián S. Chapela
  • Jueves, 07 de Junio de 2018 10:02
  • tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente
  • Imprimir
  • Email
  • ¡Escribe el primer comentario!
Valora este artículo
(0 votos)

miguel herrera corre 2018

Por Luis Adrián S. Chapela ( Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla )

El Clausura 2018 ya terminó, de nueva cuenta se convirtió en ilusión y desilusión, un equipo que había mantenido el invicto varias fechas, con un estilo ofensivo, incluyendo varias goleadas a favor, teniendo un medio campo muy completo con: Guido Rodríguez, Mateus Uribe, Renato Ibarra y Jeremy Ménez, siendo Cecilio Dominguez  el extremo que desequilibra, teniendo en ofensiva a Oribe Peralta y en ocasiones a Henry Martín, que lamentablemente se ha ido apagando, al pasar las fechas, sin embargo el armado del equipo presentaba un gran error, a pesar de tener en Marhesín a un muy buen portero, un medio campo muy bien equilibrado y balanceado, la línea defensiva y delantera no estaba a la misma altura: Desde que se marchó Pablo Aguilar, Aguilera se convirtió en la gran revelación, marcando bien, teniendo buena salida, buen remate de cabeza, aunque le faltó un poco el liderazgo que tenía Pablo, por su parte Paul Aguilar aunque es veterano, es un jugador que lo da todo por el equipo, sabe atacar bien, aunque a veces su centros no son tan precisos, el verdadero problema aparece en los dos otro puestos en la defensa: el defensa central y el lateral izquierdo, ya que ni Bruno Valdés ni Edson Álvarez demostraron tener el nivel suficiente para mantenerse como titulares en las águilas; el primero tuvo una buena temporada en general, pero en los partidos más importantes, como en la liguilla nos entregó un nivel muy pobre, perdiendo las marcas e incluso dándole oportunidad al rival para anotar, Edson es uno de esos casos donde la fama llegó demasiado rápido, lejos quedó aquel muchacho con hambre de triunfo que debutó LaVolpe, los tempranos llamados a la selección mexicana, le han hecho perder piso, ahora se ve un jugador desubicado y torpe, necesita que lo presten a otro equipo y le den minutos, para que pueda volver con mayores bríos al América, de una forma más humilde, luego en la lateral izquierda se experimentó con Carlos Vargas y William da Silva, no logrando convencer ninguno de los dos, el primero jugó más partidos y solamente en liguilla levantó algo su nivel, aunque en términos generales no convenció, al menos no para ser titular, William es un jugador con tendencia más ofensiva, por lo que le costaba mucho marcar, así que realmente nunca se acomodó del todo en esa posición.

En la ofensiva, la historia no es muy distinta, teniendo a un jugador tan consolidado como Oribe Peralta, que en pocos años ya está dentro de los máximos goleadores de la historia del club, parecía que el puesto está más que cubierto, encima siendo el capitán, sin embargo la edad le pasó factura y ya no es le mismo de antes, duele decirlo y reconocerlo, peor si va a Rusia 2018 con el “tri” será más por la jerarquía conseguida tras lo hecho en años anteriores, que porque realmente lo merezca, encima con la ironía de que le anularan de forma ilegítima el único gol que marcó en liguilla, después está el ya mencionado caso de Henry Martín, que nos deslumbró durante las primeras fechas, pero nuevamente tras haber causado un revuelo, se fue perdiendo y desapareciendo, en su caso no se si realmente le afectó el que lo pusieran en la banca cuando ya tenía ritmo y que por ello dio “el bajón” o es que su nivel nunca fue para ser titular en el América, puede ser un poco de ambos, pero yo considero que es mejor conservarlo como un buen suplente, que esperar demasiado de él, la falta de ese “socio en el ataque” para Oribe, terminó también pesando, por lo que para mi punto de vista, parte del fracaso del ya concluido torneo, está en la planeación y armado del equipo, como mencioné anteriormente, la portería está muy bien cubierta, el medio campo es de lujo, pero la defensa esta desequilibrada y la delantera muy pobre, estos son puntos que se deben resolver la siguiente temporada, si no queremos hundirnos en la mediocridad.

Otro aspecto importante en el hecho de no haber conseguido ningún título de los cuatro disputados en las dos temporadas del regreso del “piojo” Miguel Herrera, ha sido la actitud de este señor, quien al haber sido entrenador de la Selección Mexicana se ha convertido en una especie de ícono, impulsando por su carácter extrovertido y desafiante, en muchas ocasiones y que las televisoras explotaron demasiado, televisa reivindicándolo y tv azteca atacándolo, con aquel extraño y bochornoso acontecimiento, del cual no quiero dar más detalles, pero que lo llevó al abrupto fin de su etapa como director técnico de la Selección de México. Al parecer Miguel tiene sed de revancha y su obsesión es regresar al banquillo de la selección, impulsado seguramente por la actuación tan desconcertante que ha tenido Juan Carlos Osorio desde que está al frente del equipo tricolor. Es entendible que quiera volver por sus fueros, pero para lograrlo, necesita lograr más éxitos, es cierto que su paso por los “Xolos” de Tijuana fue brillante y que en el América consiguió nuevamente ubicarlo en los primeros lugares de la tabla y logró un invicto de doce partidos, pero todo su trabajo se termina desmoronando, en la últimas jornadas de la temporada regular  y las semifinales frente a Santos.

Cuesta creer que hace un par de meses vimos al América que habíamos deseado muchos años, yo había escrito una columna donde expresaba, que el futbol ofensivo estaba de vuelta, las goleadas se presentaban y se le ganaba a todos los rivales odiados (Chivas, Pumas y Cruz Azul) sin embargo la falta de consistencia le ataca de nuevo y no se bien si es su obsesión por regresar a la Selección Mexicana, o simplemente le falta quien le asesore o haga razonar que los partidos deben ganarse no solo con el ímpetu de ir al ataque, es cierto que esa es la premisa de un club grande como América y fue licencia para que llegarla a dirigirlo desde su primera etapa, pero también se necesita el sentido común de saber manejar un resultado, replegarse cuando es necesario, o tratar de cerrar el juego, si tienes una gran desventaja, en dos ocasiones el “Piojo” se vio en tales predicamentos, contra Toronto en CONCACAF y contra Santos en semifinales y en ambas se vio incapaz de solucionar dichos problemas, permitiéndole a los técnicos rivales aumentar sus ventajas y dejar como “misión imposible” el juego de vuelta.

Como conclusión me parece que el armado del equipo es algo desigual, pero con dos mejores defensas centrales, por lo menos un lateral izquierdo de calidad (que no creo que sea Luis Reyes) y un buen suplente para Paul Aguilar la defensa se verá mejor armada, el mediocampo no se debe mover, incluso Joe Corona funciona muy bien como relevo si Mateus o Guido están lesionados o suspendidos, Láinez puede ejercer presión sobre Renato o Cecilio, para que se pongan a tono, aunque hay que admitir que debe tener más protagonismo y por lo menos meter algún gol, pues a pesar de que es muy joven, ya se le debe exigir al ser jugador de un club tan grande e importante como América, el apartado en que estamos más mal, es la ofensiva, Oribe ya cumplió su ciclo en el equipo, pero al parecer no hay intenciones de venderlo, de Martín ya mencioné sus puntos débiles, Ibargüen por su parte no me convence tanto, por ahora solo me parece como un “Darwin 2.0” encarador y habilidoso, pero personalista e improductivo, espero que en el siguiente torneo pueda mostrar más su talento y de no ser así que se ponga transferible, en fin se necesitan dos delanteros de gran calidad y como un sueño sería para mí que se convenciera tanto a Miguel Layún como a Raúl Jiménez, para que regresaran a las águilas, ya que necesitamos jugadores de sus características y amor a la camiseta, preferible tenerlos aquí, que solo calentando la banca de sus respectivos equipos.

Miguel Herrera debe reflexionar: ¿Qué es más importante, que se hable de él en todos los medios, que sea tendencia en el twiter, que salga en cuarenta comerciales, que en vez de concentrarse en la siguiente temporada con el equipo, se vaya a dar su “docta opinión” como comentarista de televisa? O regresar a sus raíces mejorar su accionar, corregir sus errores, necesita más autocrítica y lamentablemente se nota que no hay alguien como antes que teníamos a Ricardo Peláez que lo ponga en cintura cuando las cosas van mal y pueda dar lo mejor de él, esperemos algo se resuelva, porque la paciencia en el América jamás es infinita, la exigencia es ganar y convencer, lo que se ha logrado solo a medias en la “bipolaridad” del accionar del equipo en estas últimas dos temporadas.

 

Modificado por última vez en Jueves, 07 Junio 2018 10:10

Deja un comentario

Make sure you enter the (*) required information where indicated.
Basic HTML code is allowed.

Login

Register

*
*
*
*
*

Fields marked with an asterisk (*) are required.